5 COSAS que debes considerar antes de comprar una CÁMARA FOTOGRÁFICA

 

5 cosas que debes saber antes de comprar una cámara nueva. asegúrate de necesitar lo que vas a comprar
Cuida tu dinero

Comprar, comprar, comprar.

Nos pasa a todos. De pronto ves a otro fotógrafo con el nuevo modelo de cámara fotográfica y ya nos urge salir del lugar del que estemos para ir directo a comprarla. O tal vez estás por dar el paso de dejar de sacar fotos con tu teléfono y decides comprar una cámara digital. O ya tienes una cámara compacta y quieres dar el salto a réflex (DSLR) o a mirrorless…

Cualquiera que sea el caso, respira profundo y tómate unos cuantos minutos para revisar la siguiente lista de 5 cosas que DEBES considerar antes de comprar una nueva cámara digital, probablemente te evites un dolor de cabeza (y de bolsillo):

1.  El hábito no hace al monje

Es cierto y lo sabes.  Se puede tener el mejor equipo fotográfico y sacar terribles fotografías y también se pueden tomar excelentes fotografías con la cámara integrada del teléfono. No es el traje de natación lo que hace rápido a Michael Phelps, ni la marca de los pinceles los que hacían mejores pintores a Picasso o a Dalí.

La fotografía es un arte y como tal, su objetivo es transmitir un mensaje, comunicar una emoción, conmover al observador. No hay actualmente ninguna cámara que pueda agregarle sentimiento a una fotografía. La mejor cámara es la que sostenga tu mano cuando sea la ocasión de fotografiar.

2. ¿Qué vas a fotografiar?

Y cada cuánto y en qué circunstancias. Si piensas fotografiar en condiciones adversas de clima, en expediciones y campamentos, haciendo alpinismo y cosas del estilo, entonces requieres una cámara que esté hecha para soportar esas condiciones, de un exterior más durable y de preferencia sellada en su interior para evitar el paso de polvo y humedad. Por otra parte, si lo que requieres es tomar muchas fotografías al año, porque ése es tu modo de ganarte la vida, entonces necesitas una cámara con un obturador más durable. Pero si sólo piensas fotografiar un par de veces al mes, en eventos en interiores, puedes buscar opciones más económicas y no pagar por características que realmente no necesitas.

3. ¿Qué marca es mejor?

Canon vs Nikon. Eso es todo lo que necesito saber… aunque Pentax tiene sus seguidores y Sony está mejorando mucho, claro que si hablamos de cámaras mirrorless, entonces Fuji es de lo mejor… Ya ves por dónde va el asunto.

Aunque la mayoría de los fotógrafos se inclinan por alguna de las dos marcas más populares, (Nikon y Canon) y aún cuando nos limitáramos a estas dos marcas, en realidad no se trataría de una comparación entre dos cámaras, sino entre diferentes tipos de cámaras con diferentes características, cada una de ellas producida por alguna de esas compañías. Simplemente no es una comparación sencilla.

Tienes que determinar cuál se ajusta mejor a tus necesidades de acuerdo con el uso que pretendes darle, tu presupuesto, que tan fácil o difícil es encontrar refacciones y accesorios en el lugar donde vives, así como talleres especializados que le puedan dar mantenimiento y la garantía que ofrece.

No olvides verificar el valor de reventa. También puedes usar la información de artículos en venta para saber si tal vez son demasiados los vendedores del equipo que quieres adquirir, pues esto podría indicar que pueda no ser tan bueno como promete.

Cámaras Digitales

4. El tamaño sí importa

Un error típico, que sucede sobre todo si estamos comenzando, es pensar que más megapixeles necesariamente producen mejores fotografías. Este es un error que es alentado por muchos vendedores, muchas veces simplemente porque ellos también lo creen así.

De lo que no se habla tan comúnmente es del tamaño del sensor. Puesto de manera simplificada, más megapixeles en el mismo tamaño de sensor no necesariamente resulta en mejores fotografías. De hecho, en algunos casos incluso puede incrementar el ruido (la granularidad) de las fotos.

Para que te hagas una imagen mental de los tamaños de los sensores, el sensor de tu teléfono tiene aproximadamente el tamaño de la mitad de tu uña del dedo meñique, el de una cámara compacta mide más o menos lo mismo que la yema de tu dedo índice, el de una cámara DSLR (réflex) económica, mide lo que un timbre postal, mientras que el sensor de una DSLR profesional mide lo mismo que un cuadro completo de una película de 35mm (a este tamaño se le conoce como “full frame”).

El tamaño de sensor adecuado para ti, tiene mucho que ver con el tamaño de impresión que necesites. Si imprimes en tamaños de una hoja tamaño carta o menores, probablemente la mayoría de los sensores te dará buenos resultados con unos 8 o 12 megapixeles, pero si piensas imprimir a gran tamaño, como para cubrir una puerta o una pared, necesitarás por lo menos 20 megapixeles con un sensor full frame.

5. Pero el diseño también

Pese a lo anterior, no todo en la compra de una cámara se reduce a los aspectos técnicos de su funcionamiento, también importan el peso, el tamaño y su ergonomía.

No compres simplemente la cámara más grande y pesada que encuentres. Recuerda que después de un par de horas de cargarla en el cuello puedes lamentar esa decisión. Aquí nuevamente es importante que pienses en el uso que quieres darle a la cámara. En ocasiones es preferible sacrificar un poco de calidad fotográfica a cambio de tener una cámara que puedas y quieras llevar a todas partes contigo, aún en largas caminatas por el campo.

El tamaño también es importante. Recientemente muchos fotógrafos han migrado de cámaras réflex a cámaras mirrorless simplemente por ser más compactas y ligeras. Cuando vayas a comprar una cámara fíjate que tan fácil es de sostener, qué tan bien se siente en tus manos.

Por último, no dejes de lado la ergonomía. Asegúrate que la puedas sostener con una sola mano y modificar los ajustes a una mano también. Esto es importante, porque te encontrarás en esa situación más a menudo de lo que piensas.

 

Bonus: Antes de comprar, haz un presupuesto

Este es un factor fundamental. En cuestión de cámaras y equipos fotográficos si no tienes un presupuesto predeterminado antes de comprar, tu gasto tiene el cielo como límite. Fija una cifra máxima de dinero que puedas gastar y no la rompas, por ningún motivo. Es fácil dejar que las emociones nos dominen y dar un poco más por una característica adicional, que nos lleva a dar otro paso al siguiente nivel y continuar así hasta terminar gastando el dinero que no tenemos en cosas que no necesitamos.

Un consejo: si tu presupuesto es bajo, considera comprar una buena cámara usada. Puedes usar el dinero ahorrado en una lente de mejor calidad. Las lentes tienen un mayor impacto en tus imágenes que usar una cámara de cierta marca. Y en tus fotos no se sabe si la cámara es nueva o usada. Piénsalo.

¿Te gustó el artículo? Suscríbete GRATIS a FotoAdiccionDigital y recibe nuestros mejores y más recientes artículos directo en tu correo.

Lee más artículos como éste en nuestra sección de Cámaras y Accesorios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *