7 COSAS que ponen en PELIGRO tu Cámara

Hay peligro rondando tu cámara fotográfica todo el tiempo.
Tu cámara corre peligro. ¡Cuídala!

El cuidado de tu cámara es una de las primeras habilidades que necesitas adquirir al empezar tu camino en la fotografía. Después de todo, ¿Qué es un fotógrafo sin cámara?

El equipo fotográfico es sofisticado y nada barato, por lo que es lógico que deseemos que nos dure el mayor tiempo y en las mejores condiciones posibles.

Sin embargo, nadie nace sabiendo. Hay cosas que son más peligrosas para tu cámara de lo que aparentan. Aquí te presentamos 7 de los peores enemigos de tu cámara y la mejor manera de lidiar con cada uno de ellos.

Peligro #1. Arena

Si. Los aparentemente inofensivos granos de arena, son en extremo peligrosos para tu equipo. La arena es uno de los materiales más duros que existen y rayan con facilidad cualquier superficie. Si alguna vez has ido a la playa y terminado con la pantalla de tu smartphone llena de pequeños rayones, ya sabes a qué nos referimos.

Una lente rayada es una verdadera tragedia, pero eso no es todo lo que puede pasar. La arena puede meterse en tu cámara y dañar alguna de sus muchas partes móviles o delicadas y de hecho, terminar con la vida de tu equipo.

¿La recomendación? Bueno, lo primero es alejarte de la playa, pero dado que es uno de esos lugares perfectos para fotografiar, por lo menos trata de evitar llevar tu cámara en días de mucho viento, pues los pequeños golpes de granos de arena terminarán rayando tus lentes.

Otra recomendación es no cambiar las baterías, tarjetas de memoria o lentes en la playa. Mejor hazlo en un ambiente cerrado (como dentro de un auto, por ejemplo)  y regresa a la playa después. No olvides llevar algunas brochas o pinceles suaves para retirar la arena que haya podido quedar en tu equipo antes de guardarlo.

Peligro #2. Bloqueador solar y repelentes de insectos

Es importante que al salir a tomar fotografías de día vayas preparado y siempre uses protector solar. Si además vas a algún lugar donde puede haber insectos, también es recomendable que lleves repelente.

Pero no olvides que los que es bueno para ti, no necesariamente es bueno para tu cámara. De hecho, los aceites del protector solar y algunos químicos que se usan en los repelentes de insectos pueden dañar las partes más delicadas de tu equipo.

Siempre limpia tus manos después de aplicarte cualquiera de estos productos y antes de tomar tu cámara o tus lentes. Y por favor, evita la tentación de cargar estos productos en el maletín de tu cámara. Un derrame puede terminar en tragedia fotográfica.

Peligro #3. Polvo

El polvo común no rayará tu equipo como lo haría la arena, pero puede ser igual de dañino para tu cámara. El polvo trabaja lentamente en contra de tu cámara, se va acumulando en el interior de tu equipo y termina por ensuciar el sensor.

Para saber si tu sensor está sucio, haz la prueba fotografiando una pared blanca en la apertura más pequeña que permita tu cámara y mira si aparecen marcas o manchas en la fotografía. De ser así necesitarás, enviar tu cámara con un profesional para que limpie el sensor o aprende a hacerlo tu mismo con productos especializados.

Para prevenir que el polvo cause problemas, limpia tu cámara al final del día antes de guardarla y siempre viaja con tu cámara dentro de un empaque sellado. Igual que con la arena, ten mucho cuidado de dónde cambias las lentes, tarjetas de memoria y baterías de tu cámara.

Peligro #4. Agua

No es necesario recalcar lo peligroso que puede ser para tu cámara digital dejarla caer al agua o fotografiar bajo la lluvia sin protección. Evita que tu cámara quede sumergida utilizando siempre y queremos decir SIEMPRE, las correas de tu cámara ya sea la que va a tu cuello o la que queda alrededor de tu muñeca, tu cámara nunca debe estar sin una linea de protección y por supuesto no la expongas a la lluvia.

Pero un modo más sutil en que el agua puede entrar en tu cámara es por la condensación de la humedad del ambiente. Esto sucede con frecuencia cuando cambias de un ambiente con aire acondicionado a un ambiente más húmedo y pequeñas gotas de agua se forman en la superficie de la cámara. El modo más práctico de lidiar con esta situación es secar frecuentemente tu cámara con toallitas desechables hasta que la temperatura del ambiente y el de la cámara sean iguales y dejen de formarse gotas.

También es útil llevar siempre en el maletín de tu cámara bolsitas desecantes. Puedes comprarlas o reutilizarlas de tus compras, como zapatos, medicinas y otras.

Peligro #5. Sal

La sal es altamente corrosiva. Si fotografías comúnmente en la playa o vives cerca del mar, deberás limpiar tu cámara por lo menos una vez al día y cuando la guardes mantenerla en bolsas selladas para su protección.

Debes tener especial cuidado los días de mucho viento pues la brisa marina puede acumularse con gran facilidad en tu cámara. Como siempre evita hacer cambios de baterías, lentes o tarjetas de memoria en estas condiciones

Peligro #6. Golpes y caídas

Si tuviéramos un centavo por cada persona que ha arruinado una lente o una cámara golpeándola o dejándola caer, posiblemente tendríamos suficiente para comprar el mejor y más moderno equipo fotográfico que hay.

Además de recordarte que SIEMPRE uses las correas de tu cámara, también es aconsejable que tu maletín fotográfico, tenga acolchonamiento. Un factor de riesgo para tu cámara y que muchas veces se pasa por alto, es dónde la pones cuando no estás fotografiando, pero aún la vas a usar. A menudo, equipo muy costoso se daña porque lo dejamos donde nosotros mismos u otras personas pueden tirarlo accidentalmente, o donde algo más puede golpearlo, como pelotas o balones.

Siempre mantente atento a los alrededores. Sé consciente de los peligros potenciales rodean a tu cámara.

Peligro #7. Ladrones

El último gran enemigo de tu cámara, son otros seres humanos. Tal vez no porque la vayan a dañar, sino simplemente porque te pueden dejar sin ella.

Nunca está de más andar con precaución y no ser demasiado confiado. Recuerda que el equipo fotográfico es caro y que además esto es bien sabido por la mayoría, por lo que los ojos de los ladrones frecuentemente se fijarán en tu valioso equipo.

Como primer punto, trata de ser discreto. Evita usar maletines que te delatan inmediatamente como fotógrafo al viajar. Planea tus sesiones y no cargues con más equipo del que realmente vas a necesitar. Mantén tus maletines cerrados y cerca de ti. En lugares con demasiada gente o especialmente riesgosos, carga tu equipo al frente en lugar de en la espalda.

Como último consejo, si es posible, viaja acompañado de modo que alguien siempre esté cuidando tu equipo mientras tu estás ocupado fotografiando. Dos pares de ojos son siempre mejores que uno.

Cuida tu equipo

A algunos de nosotros nos lleva años llegar a tener la cámara y accesorios indispensables para trabajar o disfrutar de nuestro pasatiempo favorito. Si mantenemos estos 7 enemigos fotográficos a raya, tendremos muchas posibilidades de seguir gozando nuestro equipo por mucho, mucho tiempo.

¿Te gustó el artículo? Suscríbete GRATIS a FotoAdiccionDigital y recibe nuestros mejores y más recientes artículos directo en tu correo.

Lee más artículos como éste en nuestra sección de Cámaras y Accesorios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *