3 RAZONES por las que un sensor más GRANDE es MEJOR

Aprende sobre el impacto que el tamaño del sensor tiene en tus fotografías
El tamaño sensor de tu cámara es más importante de lo que crees

Seguramente al ir a alguna tienda a preguntar por una cámara, o al leer las opiniones de los expertos en línea, te habrás topado con el tema del tamaño del sensor en las cámaras digitales. También seguramente te habrás dado cuenta que las cámaras preferidas por los fotógrafos profesionales tienden a tener sensores más grandes, además de ser notablemente más caras.

Para que te des una idea, el tamaño del sensor más grande en teléfonos móviles, tiene aproximadamente el tamaño de la mitad de tu uña del dedo meñique y la de una cámara compacta tiene el tamaño de la yema de tu dedo índice, mientras que el sensor de una cámara DSLR (reflex) económica tiene el tamaño de una estampilla postal y la de una cámara profesional es del tamaño de un cuadro de película de 35 mm.

Pero ¿porqué tantos tamaños y qué impacto tienen en tus fotografías?

Para ayudarte a descifrar un poco el misterio, aquí te dejamos una lista con los 3 principales beneficios  de tener una cámara con un mayor tamaño de sensor:

1. Mejor desempeño con poca luz

La capacidad de un sensor para captar luz depende directamente de su tamaño, es decir, un sensor más grande es capaz de captar una mayor cantidad de luz en la misma cantidad de tiempo que uno pequeño.

Esto tiene un impacto importante en los valores máximos de ISO que la cámara puede procesar sin ruido (granulado en las fotos), lo que es una condición que afecta la calidad de las fotografías tomadas en situaciones de poca iluminación.

Dicho de un modo más concreto: Para fotos con poca luz, el mejor sensor pequeño es más ineficiente que el peor sensor del tamaño siguiente. Siempre. Sin excepciones.

2. Mejor rango dinámico

Esto tiene mucho que ver con el punto anterior.

El rango dinámico es el rango de tonos de los más claros a los más oscuros que pueden captarse claramente en una imagen. Como es de suponerse, la capacidad de detectar el color negro tiene que ver con el desempeño del sensor en condiciones de poca luz, y es por eso que el rango dinámico que proporciona el sensor también depende de su tamaño.

Mayor tamaño, mayor rango dinámico y mejores fotografias en situaciones de alto contraste entre tonos claros y tonos oscuros.

3. Imágenes más grandes

Este es un punto que no tiene que ver con la capacidad del sensor para dar mejores imágenes, sino que es en realidad una consecuencia directa de su tamaño. Si usáramos dos cámaras con pero con la misma lente, enfocando la misma escena, pero  diferentes tamaños de sensor, digamos una con un sensor Full Frame (tamaño completo) y otra con ASP-C (que es el tamaño estándar para las cámaras DSLR económicas) obtendríamos casi la misma fotografía, excepto por un detalle.

La foto ASP-C sería una versión recortada de la fotografía en Full Frame. Esto se debe a que la los bordes de imagen que pasa por la lente simplemente no alcanzan a “caer” sobre el sensor más pequeño, por lo que se obtiene el mismo nivel de acercamiento, pero en una imagen recortada.

Si quisieramos obtener el mismo cuadro, requeriríamos modificar la apertura de la lente, para ampliar nuestro ángulo de visión. Para esto se usa un factor que se conoce como “crop factor” (factor de recorte) y nos da una equivalencia entre la apertura de la lente y el factor por el cual tendríamos que multiplicar esa apertura para abarcar la misma escena en un tamaño de sensor menor.

Bonus:  Bokeh

Bokeh es una palabra japonesa que se utiliza en fotografía para nombrar a una imagen que tiene un fondo difuminado con un sujeto principal claramente enfocado. Este efecto sucede con profudidades de campo bajas y es más facil de obtener con tamaños de sensor mayores.

Conclusión

Tener una cámara con un sensor Full Frame tiene claros beneficios. Sin embargo, antes de que decidas gastarte tus ahorros en una cámara full frame, piensa primero qué tanto lo necesitas. Como en todo, a veces tenemos lo suficiente y sin embargo queremos más. Siempre podemos preguntar qué tan bueno o necesario es para nuestra fotografía cada uno de los beneficios que obtendríamos de un mayor tamaño de sensor, por ejemplo, si tomamos fotos con luz de día y lo fotografiamos sólo ocasionalmente, tal vez no se requiera contar con una cámara de alto desempeño en condiciones de poca luz…

No todo es belleza en cuanto a los sensores más grandes, pues al menos tienen dos claras desventajas: La primera es el precio. El precio de una cámara full frame es como mínimo de dos a tres veces el precio de una ASP-C y de ahí para arriba. No es una decisión que debas tomar a la ligera.

La segunda desventaja es el tamaño. Con el tamaño viene el peso y la ergonomía. A veces es mejor tener una cámara más fácil de transportar y de llevar con nosotros que una que reservamos para ocasiones especiales y que terminamos usando sólo dos o tres veces por año. También es algo en lo que debes dedicar un tiempo para pensar.

De cualquier manera, sea cual sea tu decisión, ahora tienes algo más de información que te ayude a simplificar tu análisis.

¿Te gustó el artículo? Suscríbete GRATIS a FotoAdiccionDigital y recibe nuestros mejores y más recientes artículos directo en tu correo.

Lee más artículos como éste en nuestra sección de Cámaras y Accesorios

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *