7 BÁSICOS de la velocidad de obturación

Una velocidad de obturación alta puede congelar un momento

Una velocidad de obturación alta puede congelar un momento

¿Qué es la Velocidad de Obturación?

La velocidad de obturación, no es otra cosa que una medida qué tan rápido se abre y cierra el obturador de nuestra cámara al tomar una fotografía. Dicho de otro modo, es también la cantidad de tiempo que el sensor de nuestra cámara (en la fotografía digital) o la película (en la fotografía análoga) quedan expuestos a la luz.

Si quieres sacarle un mayor provecho a este ajuste en tu cámara digital, estos son los 7 conceptos indispensables que debes saber acerca de la velocidad de obturación:

1. La velocidad de obturación se mide en fracciones de segundo.

Al menos así es en la mayoría de los casos. La excepción es, por supuesto, la fotografía de larga exposición, en la que se utilizan como medida segundos completos.

Para las fracciones de segundos se usa la notación 1/60, 1/125, 1/250, etc.  Entre mayor sea el número después de la diagonal, menor será el  tiempo que nuestro sensor estará expuesto a la luz y por ende, mayor será la velocidad de obturación. Esto quiere decir que una fotografía tomada a 1/500 tiene una mayor velocidad de obturación que una tomada a 1/60.

2. Hay una velocidad de obturación mínima

En la mayoría de las situaciones, la velocidad de obturación debe ser de 1/60 o mayor. Esto se debe a que menores velocidades de obturación el movimiento de la cámara, las pequeñas variaciones en la posición de nuestra cámara resultado de nuestros movimientos involuntarios al sostenerla, hace muy difícil obtener fotografías claras y bien definidas. Las imágenes borrosas son el resultado de lo que “ve” nuestro sensor durante el tiempo en que el obturador está abierto. Por eso, cualquier movimiento en la cámara o nuestro sujeto resultará en muchas imágenes sobrepuestas una sobre otra, cada una un poco diferente a la anterior, que es lo que observamos en una foto borrosa.

3. El trípode es tu amigo

Para los casos en que requerimos tomar una fotografía con una velocidad de obturación menor a 1/60, un trípode solucionará el problema de las fotos borrosas (suponiendo que estamos fotografiando algo inmóvil). El trípode elimina el movimiento involuntario de la cámara al tomar la foto. Otra cosa que ayuda mucho a evitar o compensar el movimiento de la cámara, es la estabilización de imagen. Esta es una característica que vemos cada vez más en las cámaras DSLR (réflex) o Mirrorless (sin espejos).

playmobil_opt
Usar un trípode puede ayudar mucho a tus fotos

4. Existe un ajuste “B”

Algunas cámaras te permiten tomar fotografías de larga exposición, y por tanto en los ajustes te da la opción de segundos completos en lugar de fracciones, por ejemplo, un segundo, diez segundos, treinta segundos, etc.

Pero algunas cámaras también tienen un modo “B” (Bulb). Este modo te permite controlar la velocidad de obturación manualmente y mantener abierto el obturador mientras mantengas oprimido el botón del disparador.

5.Borroso vs. congelado

La velocidad de obturación que seleccionamos al fotografiar sujetos en movimiento nos permite obtener dos resultados opuestos: congelar la imagen o permitir algo de difuminado. Cada una tiene sus ventajas, por ejemplo, usaremos una velocidad de obturación alta para capturar con nitidez las alas de un colibrí al volar, pero al fotografiar un auto para un folleto publicitario, probablemente es deseable que haya algo de difuminado en la imagen para que la fotografía comunique velocidad y movimiento.

Auto de carreras
El fondo borroso ayuda a comunicar velocidad y movimiento

6. El doble vs. la mitad

En tu cámara, cada uno de los ajustes de velocidad de obturación duplica o divide por la mitad el ajuste anterior. Esto es un dato que conviene mantener en mente al seleccionar el ajuste para cada fotografía. Sin embargo, este dato no sólo es útil al momento de fotografiar. También es importante para entender el concepto del triángulo de exposición.

7. El tamaño sí importa

Así es… Estamos hablando de la distancia focal.  Entre mayor es la distancia focal de la lente que estamos utilizando, mayor será el efecto del movimiento de la cámara y por tanto, más borrosa será la fotografía. La buena noticia es que hay una regla sencilla de recordar para obtener imágenes definidas: Siempre usa una velocidad de obturación con un denominador (el número después de la diagonal) igual o mayor a la distancia focal de la lente utilizada. Por ejemplo, si usas lente con distancia focal de 200 mm, selecciona una velocidad de obturación de 1/250 o mayor.

La velocidad de obturación y el triángulo de exposición

Recuerda que la velocidad de obturación es sólo una parte del rompecabezas. Aunque todo lo que hemos dicho aquí es cierto y es útil, es siempre conveniente no pensar en la velocidad de obturación como un factor aislado, sino como parte del triángulo de exposición, al lado de la Apertura y el ISO. Esta visión integral de la fotografía te permitirá acelerar tu progreso en la fotografía enormemente.

¿Te gustó el artículo? Suscríbete GRATIS a FotoAdiccionDigital y recibe nuestros mejores y más recientes artículos directo en tu correo.

Lee más artículos como éste en nuestra sección de Consejos y tutoriales