BALANCE DE BLANCOS CORRECTO a la PRIMERA

controla el balance de blancos para controlar los colores en tus fotos
El balance de blancos controla los colores de tus fotografías

¿Qué es el balance de blancos?

Seguramente, si ya que has mojado un poco tus pies en el océano de la fotografía digital, te habrás topado con el concepto de balance de blancos. Aunque suena un poco intimidante, en realidad es un concepto relativamente sencillo.

La luz tiene diversas tonalidades y eso afecta nuestras fotos. Bajo una luz es más blanca o amarillenta, el mismo sujeto lucirá distinto. Simple.

Aquí es donde entra el concepto de balance de blancos, que no es otra cosa que un medio para lograr que tus imágenes luzcan más naturales, independientemente de la fuente de luz utilizada.

¿Cómo se hace?

Sin entrar a demasiados tecnicismos, el balance de blancos, hecho en la cámara o en post-producción consiste en ajustar los colores de la imagen para compensar el efecto del color de la luz reflejada por los objetos de la escena.

Obtener el balance de blancos adecuado no siempre es fácil, sobre todo cuando eres principiante. Es por eso que aquí te dejamos un método sencillo para asegurar que tus resultados sean los mejores:

1. Consigue una tarjeta gris

Puedes comprarla en tiendas de artículos fotográficos, y aunque hay de varias tonalidades, la opción más común y útil es la tarjeta de Gris al 18%. De hecho, comúnmente las encuentras en paquete de tres tarjetas, una blanca, una negra y una gris al 18%. No son caras, se puede comprar uno de estos paquetes por menos de $10 usd.

2. Elige el ajuste de balance de blancos

Enciende tu cámara y busca el boton marcado con las letras WB (White Balance – Balance de blancos) en las cámaras Nikon se encuentra comúnmente arriba y a la izquierda de la pantalla LCD y en el caso de las cámaras Canon, arriba y a la derecha de la pantalla LCD.

Presiona el botón y selecciona el ajuste más similar a la luz bajo la cual estás fotografiando (día, nublado, fluorescente, etc.) Si no estás seguro de qué ajuste es el que debes utilizar, elije la opción “Auto” que determinará automáticamente el mejor ajuste de acuerdo con el sensor de la cámara.

3. Incluye la tarjeta gris en tu primera foto

Pide a tu modelo que sostenga la tarjeta y toma una foto. Si estás fotografiando objetos inanimados, simplemente coloca la tarjeta cerca de lo que vas a fotografiar y toma la foto. Recuerda realizar este mismo procedimiento cada vez que cambies de lugar o cambien las condiciones de iluminación en la escena. También, almacena tus fotos en formato RAW, para procesarlas después (Si eres fanático de almacenar en formato JPEG, la mayoría de las cámaras proporciona la opción de almacenar tus fotos en ambos formatos).

4. Ajusta el balance de blancos en post-producción

Importa las fotografías a tu computadora y en tu programa de edición de imágenes, selecciona o carga todas las fotos en la misma situación de iluminación, en formato RAW. Localiza la foto en la que se incluye la tarjeta gris.

Tanto en Photoshop, como en Lightroom existe un botón en el panel de herramientas RAW para el ajuste del balance de blancos (Si estás usando otro programa, no te preocupes, en la mayoría de los programas para edición de fotografías existe una opción para ello). Da clic en el botón y enseguida, da clic en la tarjeta gris que aparece en tu fotografía.

El balance de blancos se ajustará automáticamente. Después de esto, solo resta aplicar esta misma corrección al resto de las fotografías seleccionadas y…¡Listo!

Este método para procesar las fotografías por lote, te ahorrará mucho tiempo en lugar de tener que ajustar cada una por separado. Verás resultados perfectos, te lo aseguramos.

Si te gustó este artículo, suscríbete GRATIS a FotoAdiccionDigital y recibe nuestros mejores y más recientes artículos directo en tu correo.

Lee más artículos como éste en nuestra sección de Post-Producción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *