CÓMO almacenar TODAS TUS FOTOS digitales SIN MORIR en el intento

estante lleno de cosas para almacenar
Cómo almacenar, he ahí el dilema…

Hay algunas personas que siempre saben dónde están las llaves del auto, que conocen hasta el último centavo de sus gastos y que nunca tienen un armario lleno de cosas ya olvidadas que simplemente fueron lanzadas ahí porque no cabían en parte.

Para el resto de nosotros los mortales, la organización simplemente no se nos da así de fácil. Y cuando hablamos de fotografía, la desorganización puede ser un verdadero problema a largo plazo. Fotografiar es divertido, artístico, libre… pero si no ponemos atención a la organización de nuestras fotos digitales, conforme pase el tiempo iremos acumulando fotografías sin ton ni ni son, hasta terminar con la versión digital de aquel armario del que hablábamos al inicio.

El problema surge de no pensar en el futuro. Es fácil para nuestro “yo” presente no hacer ninguna organización y simplemente guardar las fotos en nuestra laptop y ya. La falla en este enfoque es que nuestro “yo” futuro necesitará algún día recuperar una foto en especial y cuando eso suceda, será  como buscar una aguja en un pajar, y con no poca razón, maldecirá a nuestro “yo” presente.

Al planear un sistema para organizar tus fotografías, ponte en los zapatos de tu “yo” futuro, adelántate a ti mismo y piensa cómo se te ocurriría buscar una foto en particular. Algunos de estos criterios podrían ser, la fecha, el tipo de fotografía, la ocasión y el sujeto fotografiado.

Si tuvieras todos esa información integrada en tu sistema de almacenamiento sería fácil encontrar algo como “Retrato de mamá en la navidad del 2012”. Sin embargo, esto no es todo lo que deberías considerar al crear tu sistema, también deberías de ser capaz de saber dónde está almacenada la información. Empecemos por el principio.

Dónde almacenar

Si sólo vas por la vida almacenando tus fotos en tu PC, MAC o Laptop, estás corriendo un gran riesgo. Las máquinas fallan, tienen accidentes, son robadas u perdidas, etc. Cuando eso sucede, lo único que quedará de tus fotos, son los recuerdos que tengas de ellas, y las pocas que hayas imprimido.

Lo más aconsejable es que cuentes con una copia de seguridad de todas tus fotografías, almacenadas en un disco duro externo dedicado específicamente para este propósito. Ya que estos dispositivos son compactos, portátiles y además tienen una gran capacidad de almacenamiento, sirven excelentemente como un respaldo a tu información. No es que a estos aparatos no les suceda ninguna calamidad, pero es mucho menos probable que te quedes sin tus fotos si existen en dos lugares diferentes a la vez.

Una alternativa a esto, es contar con un servicio de almacenamiento en “la nube”. Existen compañías que por una cuota pueden guardar tu información en sus servidores, de modo que tus fotos estarán disponibles donde quiera que tengas acceso a internet. El único problema con esto, es que los costos pueden ser más altos que los de la opción anterior.

Una vez decidido el lugar donde almacenarás tus fotografías, es igualmente importante crear un método de organización. Es deseable que el método que elijas se ajuste a tus necesidades pero también que sea simple. Un ejemplo de un sistema así, podría ser tener una carpeta por año y dentro de cada una de ellas, una carpeta para cada categoría de fotografía que utilices, por ejemplo, dentro de la carpeta “2015” encontraríamos las sub-carpetas “fotos personales”, “fotos de eventos”, “retratos” y “paisajes” y lo mismo con cada año.

Dispositivos para almacenar y organizar fotos digitales

Cómo nombrar los archivos

El nombre de los archivos debe ser suficiente para que puedas encontrar una foto sin tener que mirarlas todas. También en el nombre de los archivos debes tener un método y no que vayas nombrando cada foto conforme se te ocurra. Es aconsejable que si quieres mantener las fotos ordenadas, el nombre comience por la fecha, empezando por el año, luego el mes y al último el dia, de ese modo, las fotos tomadas en la primera semana de febrero, siempre estarán listadas después de enero y antes de san valentín.

Después de la fecha, puedes agregar cualquier información que consideres relevante, como “Boda” luego el nombre del cliente o sujeto fotografiado como “Lola-López” y algún otro dato relevante, como por ejemplo el lugar donde se tomó la fotografía, como “Iglesia” o “Salón” y por último un consecutivo a dos o tres cifras, como “001”, “002” y así sucesivamente, este último es importante porque rara vez tomamos una sola fotografía en cada ocasión y si no agregamos el consecutivo, terminaríamos con varias fotos llamadas del mismo modo y tendríamos que regresar a improvisar nombres para diferenciarlas.

En nuestro ejemplo, dentro de la carpeta 2015 tendríamos una serie de fotos que llevarían por nombre “2015-02-12-Boda-Lola-López-Salón-001”, “2015-02-12-Boda-Lola-López-Salón-002”, “2015-02-12-Boda-Lola-López-Salón-003”

Si haces foto de estudio, puedes agregar algunas abreviaturas para saber desde el nombre si se trata de una foto del rostro (RO), de cuerpo entero (CE), etcétera. Tu decides qué incorporar al nombre, de acuerdo con lo que sea más importante para ti, la única recomendación es que evites los nombres excesivamente largos como por ejemplo “2015-02-12-Boda-Lola-López-Salón-Foto-de-cuerpo-entero-con-la-familia-del-novio-antes-de-la-ceremonia-con-abuelita-llorando-y-niños-corriendo-al-fondo-001”. No estás buscando hacer una descripción de cada elemento de la foto, sino instaurando un sistema de búsqueda eficaz. De cualquier modo, ¿quién va a recordar un nombre de foto así?

Al importar tus fotos

Muchas personas dejan pasar la oportunidad de agregar información a sus fotografías mientras las importan. No dejes que te suceda a ti.

La mayoría de los sistemas de organización, contemplan la inclusión de palabras clave y tanto Adobe Bridge como LightRoom te proveen la oportunidad de incluir palabras clave a tus fotografías. Estas quedan asociadas al archivo, pero no en el nombre, de modo tal que puedes incluir términos como “puesta de sol” o “sentimental” o “niños” en tus fotos y cuando las requieras, simplemente poner estos términos al hacer una búsqueda en tu ordenador y listo.

Como ya podrás darte cuenta, un sistema de organización de fotografías puede ser tan simple o tan complicado como lo desees, sin embargo es vital que por imperfecto que pueda ser, tengas por lo menos un modo básico de organizar todo tu material fotográfico digital. Nunca sabes cuando puedas necesitarlo, requiere un poco más de trabajo, pero vale la pena. Eso es seguro.

Si te gustó este artículo, suscríbete GRATIS a FotoAdiccionDigital y recibe nuestros mejores y más recientes artículos directo en tu correo.

Lee más artículos como éste en nuestra sección de Post-Producción

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *