CÓMO SABER si debes o no debes PROCESAR tus FOTOS.

Como saber si procesar tus fotos

Procesar o no procesar, he ahí el dilema

Si quieres provocar polémica en cualquier reunión, pregunta  ¿Qué es mejor? ¿Iphone o Android? ¿PC o MAC? y verás que las cosas pueden ponerse bastante fuertes… Pero si lo que quieres es levantar VERDADERA polémica pregunta en una reunión de fotógrafos ¿Se deben alterar o no las fotografías? ufff. Apocalipsis a la vista.

Este es un tema difícil y es, para muchos fotógrafos, casi una batalla entre el bien y el mal.

Es por eso que vamos a dedicar unos momentos a revisar las razones por las que DEBES y por las que NO DEBES manipular tus fotos.

DOS Razones para NO PROCESAR tus fotografías

En el corazón de la discusión, muchas de las personas que están EN CONTRA  hacer post-producción a las fotografías, sostienen que los buenos fotógrafos no requieren hacer cambios a sus imágenes porque usan las técnicas apropiadas al momento de fotografiar y que modificar las fotos las hace de algún modo, menos “puras”. Pero dejando la pureza de lado, existen dos razones fundamentales por las que NO DEBERÍAS PROCESAR tus fotografías

Razón número 1: Haces fotoperiodismo.

Esta es básica. El fotoperiodismo, periodismo fotográfico o reportaje fotográfico, se debe sujetar a los mismos estándares que el periodismo escrito. No hay más.

Si lees un periódico, no te gustaría saber que el autor de un artículo informativo omitió un nombre aquí, modificó una fecha por allá y agregó un poco de su imaginación para darle más “dinamismo” a la historia, ¿verdad?

Es lo mismo con el fotoperiodismo. Al final, un reportero fotográfico cuenta una historia, haciendo un relato de los hechos por medio de fotografías. Ante esta perspectiva, alterar de cualquier modo las fotografías ES alterar la historia y por lo tanto, desinformar.

Y aunque el fotógrafo/reportero ya ha agregado de algún modo su perspectiva a la historia al momento de elegir qué fotografiar y qué resaltar mediante sus decisiones de encuadre y composición, su intervención no debería ir más allá. Nunca.

 

En fotoperidismo nunca debes alterar tus imágenes
Si haces fotoperiodismo, NUNCA alteres tus fotos

Razón número 2: Muchas fotografías, poco tiempo.

Imagina que estás como fotógrafo en una fiesta infantil. Tu negocio consiste en tomar fotografías de los niños y vendérselas a sus padres DURANTE la fiesta. Eso significa que tienes que tomar como mínimo tres o cuatro fotografías de cada niño, multiplicadas por 20 o 30 niños son entre 60 y 120 fotos entre las cuales debes seleccionar las mejores, imprimirlas y buscar a cada uno de los padres de los niños para intentar vender tu material.

Es claro que considerando el tiempo que te lleva tomar las fotografías y la duración de la fiesta, tienes apenas el tiempo justo para lograr comercializar tu trabajo, por lo que realizar post-producción está totalmente fuera de tus posibilidades.

Esto significa que ANTES de comenzar a fotografiar ya debes haber considerado los detalles de la exposición, revisado tus histogramas y balance de blancos. No hay segundas oportunidades aquí.

 

No se puede todo, a veces no debes procesar por falta de tiempo
Si no tienes tiempo, no proceses.

DOS Razones para PROCESAR tus fotografías

Es cierto que como dicen los computólogos, si entra basura, sale basura. Una foto impresionante nunca podrá salir de una fotografía mal hecha y luego procesada. Es post-producción, no magia.

Para aquellos a favor de procesar las imágenes, la post-producción es simplemente parte del proceso fotográfico y no una especie de “muleta que usan los malos fotógrafos para compensar su mala técnica”.

Bajo esta perspectiva, las siguientes son las razones a favor del procesamiento de las imágenes.

Razón número 1. No existe la fotografía sin alterar

Hablando de la pureza de una imagen, si tomamos una postura más papista que el Papa, diremos que en realidad todas las fotos han sido procesadas, el hecho de que el proceso suceda dentro de la cámara, en un cuarto oscuro o en una computadora, no significa nada. Hoy en día, simplemente al elegir el modo (día, exterior, interior, nublado, etc.) en el selector de nuestra cámara, ya estamos procesando la imagen, indicándole a la cámara cómo manejar el color, el brillo, el contraste y tono.

Saquemos al elefante de la habitación: Procesar las fotos no es una muleta. En ocasiones, la cámara es simplemente insuficiente para capturar la imagen que miramos con nuestros ojos, esto sucede con frecuencia en las fotografías con un alto rango dinámico, como es el caso de un atardecer, aún a pesar de utilizar filtros para minimizar la situación.

 

Procesa las fotos con alto rango dinámico (HDR)
Si las capacidades de la cámara no son suficientes, procesa

Razón número 2. El formato sí importa

Fotografiar en formato RAW o JPEG tiene sus implicaciones. JPEG es un formato que comprime las fotografías, ocupando menos espacio, pero lo hace perdiendo información. RAW almacena toda la información capturada por la cámara, pero necesita post-producción. Pero hay un punto adicional, y es que en caso de que la fotografía requiera post-producción, las fotos almacenadas en formato JPEG pierden más información cada vez que son modificadas, eventualmente distorsionando la imagen de manera irreversible en algún punto. Esta distorsión puede ser el cambio de color en la piel de una persona o perder el contraste entre el color del cielo y el del sol en un atardecer. Esto no sucede en formato RAW.

Aunque no vayas a editar la fotografía, aplicar los filtros de que cualquier modo la cámara aplica en JPEG, es sencillo en RAW y contar con más información siempre permite extraer lo mejor de cada fotografía en lugar de quedarnos con las decisiones iniciales y filtros usados por la cámara.

 

Saca lo mejor de tus fotos procesándolas
Procesar te permite extraer lo mejor de cada foto y la posibilidad de cambiar de opinión

Conclusión

No hay una postura correcta y una incorrecta al respecto del procesamiento de imágenes, más bien es una cuestión de ocasiones, necesidades y preferencias. En ambos lados de la discusión hay razones válidas tanto para procesar como para no hacerlo. Después de todo, la fotografía es un arte y depende del modo de trabajar del artista en cuestión, de sus preferencias y aptitudes.

¿Te gustó el artículo? Suscríbete GRATIS a FotoAdiccionDigital y recibe nuestros mejores y más recientes artículos directo en tu correo.

Lee más artículos como éste en nuestra sección de Post-Producción

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *