PROTEGE tus fotos almacenadas A PRUEBA DE BALAS

disco duro de una laptop

Un respaldo de tus fotos nunca está de más

Hay 3 cosas INEVITABLES en la vida: La muerte, los impuestos y la pérdida de información. Y tus fotografías digitales no son la excepción. Hay varias maneras en que esta catástrofe puede ocurrir, desde una laptop robada o rota, un ataque informático o simplemente una máquina que un día deja de funcionar, sin más.

Un error de principiante que, sin embargo, muchos fotógrafos experimentados cometen es no hacer respaldos regulares de la información, pero ése es sólo uno de los errores que fotógrafos alrededor del mundo cometen y que con frecuencia pagan caro. Otros errores frecuentes son tener un solo respaldo, mantener toda la información en el mismo lugar, y no verificar los respaldos.

No dejes que sea una mala experiencia la que te enseñe el valor de tu información. Sigue estos pasos para tener un sistema de almacenamiento a prueba de balas.

Paso CERO: Preparación

Hay que tener en cuenta que un buen sistema de respaldo de información parte de la suposición que es posible que algún día requieras recuperar alguna o todas tus fotografías. Pero si tus fotos no tienen ningún orden, recuperar una foto en específica puede resultar tan difícil y llevar tanto tiempo que prácticamente sería igual que no tener respaldo alguno. Por eso es MUY importante que cuentes con un buen Sistema de Almacenamiento.

Paso 1. Respalda tu información

No tener un respaldo de información es ir por la vida buscando problemas. Hay simplemente demasiadas cosas que pueden salir mal y sería terrible perder todo tu trabajo en un instante sólo porque decidiste postergar para después hacer una copia de seguridad. Puedes crear un respaldo en un disco duro externo, en DVDs, o en la nube. En resumen, RESPALDA.

Paso 2. Mantén actualizado tu respaldo

No basta con crear una copia de seguridad una sola vez. Debes mantener actualizada esta copia. Dependiendo de la cantidad de fotografías que tomes, desearás actualizar el respaldo una vez a la semana, una vez al mes, o incluso podrías hacerlo de manera diaria. No querrás perder seis meses o un año de fotografías por no mantener actualizada tu copia de seguridad. Independientemente de la frecuencia que elijas para las actualizaciones, debes ser consistente. Para evitar olvidos, anótalo en tu agenda física o digital.

Paso 3. Dos respaldos son mejores que uno.

Parece exagerado, pero no lo es. Hay miles de historias de personas que después de perder su información en el ordenador, no pudieron recuperarla tampoco de su unidad de respaldo, por algún defecto en el disco, porque la información se almacenó incorrectamente, o porque la misma causa afectó a la fuente original como al respaldo, como en el caso de un robo. La recomendación es tener dos respaldos, de manera que tu información exista en tres lugares a la vez, lo cual minimiza las probabilidades de perderla de manera definitiva.

Paso 4. No mantengas los dos respaldos en el mismo lugar.

Imagina que sales de vacaciones y cuando regresas a casa, la encuentras totalmente inundada. En esta situación, si tanto tu ordenador como tus dos respaldos estaban en casa, puedes despedirte de tus fotografías. Lo mismo sucede como comentamos en caso de que algún ladrón entre a robar a tu domicilio y lo deje vacío, haya algún desastre natural, y un largo etcétera. Por eso te recomendamos que uno de tus respaldos se encuentre en un lugar diferente, como en casa de algún amigo o familiar. Una alternativa es tener un respaldo físico en tu domicilio y un respaldo en línea. Hoy en día hay muchísimas opciones para almacenar información en internet, desde Google Drive, Amazon y Dropbox, hasta servicios como IDrive o CrashPlan, deberías considerar esta alternativa.

Paso 5. Comprueba.

Sólo hay una cosa peor que perder tu información: Tratar de restaurarla, sólo para darte cuenta que el respaldo que creías tener, es inservible. Por esta razón no basta simplemente hacer un par copias de seguridad. Es necesario que de cuando en cuando verifiques que puedes recuperar tu información de tus dos respaldos. Haz una prueba por lo menos cada tres meses sobre la integridad de tus copias de seguridad. El modo más práctico es tratar de recuperar algunos archivos al azar de cada uno de tus respaldos.

Paso 6. Todo envejece.

Tu ordenador y tus discos duros externos, están sujetos también al desgaste por el paso del tiempo. Como dicen algunos expertos en informática, no se trata de si un disco de almacenamiento fallará, sino CUANDO lo hará. Lo que necesitas saber es que deberías cambiar tus discos duros (y de ser posible tu laptop) por lo menos una vez cada 7 años, para garantizar que sigan funcionando en óptimas condiciones y evites las pérdidas de información por equipo viejo.

Listo. Si sigues los pasos que acabamos de mencionar, muy seguramente no tendrás nunca que enfrentarte a una pérdida irremediable de tu arte fotográfico. Aunque siempre puedes tener 3 respaldos en lugar de dos, o cuatro en lugar de tres, recuerda que hay una línea delgada entre ser precavido y ser paranoico. Los respaldos también cuestan y los beneficios de tener 25 respaldos no justifican tanto gasto y esfuerzo. Sólo respalda y se feliz.

Si te gustó este artículo, suscríbete GRATIS a FotoAdiccionDigital y recibe nuestros mejores y más recientes artículos directo en tu correo.

Lee más artículos como éste en nuestra sección de Post-Producción

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *